Google+ Badge

sábado, 14 de marzo de 2015

De tenerte

Odio las despedidas, pero me dejo el alma en cada una.
Me encanta eternizar el momento y ver alejarse partes de mí
hasta disolverse entre la gente o las esquinas.
He forzado mis brazos para abarcar tanto amor en un solo cuerpo
y he sacado fuerzas de flaqueza para marcar un camino de vuelta ,
paso a paso, beso a beso.
He invertido las agujas del reloj buscando un punto de nada,
de silencio, de parón para respirarte,
para oír tu voz callada golpearme el pecho,
para rendirme ante el sacrificio de las flores
y la incomprensión de una sangre alterada,
enajenada por tu calor.
He encontrado las palabras
para pedirte que te rindas conmigo a la ilógica
y me acompañes al juicio que perdimos: 
rompes todas las leyes de mi naturaleza.

¨Cuando no tienes nada,no tienes nada que perder¨

Con los bolsillos llenos y el vaso medio vacío
los intentos son fracasos y no se paga el olvido.
Con todo el peso a la espalda se genera un estallido
y la rabia se atraganta con cada paso fallido.
Con las nubes en los ojos y las fuerzas bajo tierra
la cabeza pierde el sitio y se evapora la conciencia.
Con las manos esposadas y la vida en pie de guerra
todo pierde su importancia. Queda la supervivencia.

jueves, 5 de marzo de 2015

Mi más sentido mírame.


Puede que lo que necesite no sea tiempo, ni espacio,
ni desaparecer para echar de menos o faltar de más.
Puede que todo lo que necesite sea dejar de necesitar
y empezar a responderme en vez de preguntarte.
Puede que lo que me falten sean motivos para levantarme
en vez de alarmas.
No se.
Puede que,por mucho que se levante a la niña,
siga cayendo si no aprende a andar.
Y no se ni sostenerme la mirada.
Se me olvida mirarme al espejo y salgo despeinada
y a miedo descubierto.
No cierro las puertas
y en mi calendario aún es 15 de mayo del año 2003.
Puede que lo que necesite sea salir del paro emocional,
tirar de contacto para colocarme en la cúpula del banco en el que te firmé.
O que ningún contrato verbal tenga validez para quien no escucha.
Veo, veo. ¿Qué ves?
Que no hay peor ciego que el que no te puede ver.