Google+ Badge

domingo, 26 de enero de 2014

Tobogán

Cuando era niña
subía las escaleras de los toboganes
y miraba hacia abajo.
Contaba hasta tres,
y había algo que me frenaba,
y entonces me quedaba ahí sentada
hasta que un impulso me empujase.
Normalmente ese impulso llegaba,
pero algunas veces bajaba las escaleras
porque ahí arriba me sentía insegura,
o aburrida.

Tú eres ese tobogán.
Y estoy aquí sentada,
esperando tu impulso.
Deseando sentir, emocionarme.
Quiero que seas tú
quien me empuje a vivir.
No dejes que baje la escalera.
No permitas que me sienta insegura
ni aburrida.
Y lo más importante,
quiero que saltes conmigo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario