Google+ Badge

viernes, 5 de diciembre de 2014

Frío.

Fue tan fácil pasar página como quitarse la ropa y correr a la orilla.
Tan fácil, que mirar atrás parecía de locos.
Fue tan fácil seguir adelante que me olvidé de las olas,
el fondo que podía tocar, el frío.
Y llegó otro invierno, devolviéndome esta bofetada de tanta realidad.
Fue tan fácil volver a acordarme de ti que aún sigo esperándote.
Busco tus huellas en la orilla que dejé y dejaste,
en la arena que me quemaba en los pies y que a ti te mantuvo caliente.
Llegó otro invierno y el frío,sin una mano amiga, hiela.
Pasan los meses, los inviernos, navidades.
Cada vez llega antes tu recuerdo y la tormenta de tu ausencia.
Cada uva una imagen tapando el reloj que resuena, que avisa:
se pasa la vida sin ti.

2 comentarios:

  1. Hay veces que el olvido, aunque al principio parece que llega muy pronto, en realidad se pasa dando coletazos muchos años. Te entiendo tan bien...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. "...el reloj que resuena, que avisa:
    se pasa la vida..."

    me encanta cómo resuena...gracias

    ResponderEliminar